Espectadores del Siglo XXI

Ya no miramos como mirábamos, ni permanecemos pasivos en las butacas. Ya no se nos pretende mansos, ni lineales, ni cómodos. Todo lo contrario: ahora somos nómades, fragmentarios, hípersensitivos, múltiples. Vean cómo se consumen series, noticias, películas y nuevos géneros de la cultura contemporánea. Evolución tecnológica desaforada y conectividad full time.

Malena Sánchez 

Youtube "En 2005 - recuerda Malena - no tenía wifi, así que era todo diferente. Mucho menos todo, ni siquiera usaba Youtube"
youtubeLa escena transcurre, casi siempre, en su PH chiquito y luminoso de Villa Ortúzar. Malena se arroja a la pantalla, casi pierde la conciencia en el acto más parecido a un trance que atraviesa durante el día: se sumerge en uno y salta a otro capítulo de una y una siguiente mini-serie. La curiosidad se le había despertado un rato antes, cuando un colega de Signos -la miniserie en la que actúa, junto a Julio Chávez- le inoculó la intriga sobre algún tráiler o canción o videoclip. “Siempre termino ‘mirando cositas’”, semisonríe, y la mirada se le va al celular. No quiere perderse ese tema del que hablarán todos, mañana; la anticipación es parte del magnetismo que mantiene prendidos a los buceadores de YouTube. Como a todo ritual, le impuso condiciones: no habrá música cuando mire tráileres o capítulos de series; el consumo es de a un soporte por vez para no perderse ningún detalle. Le gusta mirar acompañada, intercambiando bromas y/o posiciones críticas jugadas. “Eso también lo hago en el cine y la gente me odia, es inevitable en mí.” (Risas). ¿Cómo era antes, y cómo fue mutando su rol como espectadora? “En 2005, ni siquiera tenía wi-fi. Muchas menos pantallas en mi vida”. Lo de hoy, en cambio, es una bacanal. “Estoy todo el día conectada.Como no tengo tevé, miro todas las ficciones en YouTube.”

Leticia Mazur

Performance - "Los espacios en los que se hace 'perfo' son cada vez más variados y diversos: casas, galpones, locales."

Leticia se define en este orden: mamá de un bebé de 5 meses, bailarina y actriz. Su pasión -como espectadora de performance- se despliega por lo general en salas chicas,indies. Su promedio es ver de tres a cuatro piezas por mes. ¿Qué le valora al género que -según definió la francesa Sophie Calle, su ejecutora de mejor rango- es a la vez todos los géneros y ninguno, y que lleva a la exacerbación la relación entre arte, interactividad y vida cotidiana? A Leticia le gusta: la transgresión del pacto clásico, cuando el espectador se desliza por un escenario, por ejemplo. La motiva el cruce de los géneros, la mixtura de lenguajes tan típica de este tipo de experiencias de fusión y encuentro. Y la reflexión, que toda performance implica, sobre el propio hecho teatral. “Mirar junto a los otros es un acto necesario.” Entonces, sucede: se despega del rol clásico que históricamente le asignaron, y abandona la pasividad.

Ana Celentano
NETFLIX
- "Desde Mad Men a Los Borgia. Comencé viendo Prime Suspect; después The Fall, Breaking Bad, Sherlock, Wallander..."
Ana es actriz; hace teatro, cine, televisión; ama el barrio de Barracas, en el que habita. ¿Qué mirás, Ana? Series para chicos con su pequeña hija en la falda, series para adultos: no más de un capítulo por día, escenas por las que se sintió atraída o muchas veces un mismo texto, para memorizarlo. No le gusta que le hablen cuando mira. (Únicamente que lo hagan “si es para aclarar un parlamento, agregar una referencia”). Imposible, ahora, no caer en una leve tendencia melanco: añoranza de la tevé abierta de otra era, cuando una se enganchaba con una novela -dice-, y la seguía día tras día, esclavizada por esa fantasía que la redimía de cierta banalidad cotidiana. “Había algo de compartir colectivamente un momento que, creo, se fue perdiendo con el ondemand.” Y sí, es cierto, algo de lo inmediato y lo simultáneo se perdió, pero se gana en tanto otro. “Variedad, calidad -sigue Ana-, cuando puedo y cuanto quiero.”

Julián Krakov
Smartphone Julián tiene 35 años, vive con su novia en Coghlan y acaba de filmar la serie Cromo, dirigida por Lucia Puenzo.
Consume decenas de personajes y tramas por día; eso ocurre en el PH en el que vive, en la calle, en las plazas de Buenos Aires, por lo general solo, entregado a una fuga del mundo que, casi siempre, está guiada por el ansia de conocer. Vorazmente, deglute contenidos audiovisuales para celular; lo hace varias veces por día, todos los días, hábiles o feriados, en invierno o en verano, así esté bien arriba o depre. Se desvela, se abstrae, se abandona, mirando. Materiales que duran menos de un minuto, pero nunca de más de cinco: su atención es lábil. En el colectivo, en el subte -lo suelen ver absorto, entregado. Pero aclara: “Eso es sólo cuando tengo señal”. ¿Cuándo, Julián, cómo, cuánto? “Siempre -sincero y carismático-. Todo el tiempo. Miro la pantalla, y me cuido de que el colectivo pare, o no me atropelle.” La mayoría de los videos que ve en el celular le llegan por recomendación de un colega o amigo/a -a quien luego agradece los favores prestados-, o porque alguien lo subió a Facebook o porque le intuyó algún mérito. Por norma implícita, va directo a la noticia del día. Para un retrato de sí mismo como espectador contemporáneo, dice: “Salvo cuando veo teatro, soy plenamente fragmentario. Resúmenes de noticias deportivas, retazos de discurso político, partes de algún dibujo animado, videoclips”. Pero desde que empezó a ver series, qué placer es saber que por un tiempo determinado va a estar concentrado. Agradece ese salto al abismo:“¡Cuarenta minutos en una historia!”.

Nicolás Mateo
Cine 3D - "Si el cine es en el cine, y el material es bueno, siento. Si es en la tele: es de a ratos y con atención dispersa en varias cosas."
Desde su butaca centrada, Nico obtiene una mejor percepción de los objetos que salen de pantalla (formas redondeadas o en punta, lluvia de estrellas o gotas de agua) que desde el lateral o el pasillo. Las imágenes “salen” de la pantalla y lo “tocan”: la vivencialidad es un milagro para el espectador. Quizás-reflexiona- “estemos ante un espectador menos perseverante que el de una o un par de décadas atrás. En los 90, había que ir al cine a ver cine, o salir a buscar un Blockbuster con tus amigos”. Los fotogramas lo asaltan, en cambio, en esta experiencia envolvente a la que se dedica un tipo de atención más fragmentaria, híper-estimulada, difusa...Comprueba, luego, que la volatilidad de la imagen saliente de pantalla es decepcionante: pierde fuerza alucinatoria a los pocos segundos de su eyección; es más un eco suavizado de una imagen 2D que una simulación de objeto material o sensación física. El 3D es como una amante fogosa, pero su corazón está en el otro paraíso cinéfilo: “Francia, el gran país: la Nueva Ola. Y la fuerza del Neorrealismo italiano, y los años 70 en Norteamérica, y nuestro Nuevo Cine Argentino”. También acá está su corazón: “Soy soltero y estoy enamorado. Soy actor. Soy músico en el conjunto Inventado Antiguo, trabajo, también, como luthier de guitarras. Vivo con mi pareja en el límite de Parque Patricios y Barracas. Estoy a punto de estrenar una nueva versión de El corazón del incauto, dirigida por Alejandro Ullúa”.

Violeta Urtizberea

Almagro Teatral "Estoy de novia, vivo sola en Villa Urquiza, tengo 30 años. Estoy ensayando la obra Despierto, de Ignacio Sánchez Mestre."

Cuando ella sale a dar una vuelta, un pibe piropea: “¡Qué bombón que sos!”. Como si no se diera cuenta, Violeta celebra el microclima que se ha generado durante los últimos años en Almagro. ¡Qué vivan los teatros! En cada cuadra, uno: Beckett, El Kafka, El Portón de Sánchez.“¡Voy, todo el tiempo!” Para bancar a un amigo o atraída por una buena crítica. El Camarín de las Musas, El Callejón de los Deseos, Hasta Trilce. En todos ha estado, de todos guarda un secreto. “Fue cambiando un poco mi mirada -reconoce, meditativa-.Quizás esté menos ingenua. Pero, por suerte, todavía puedo sorprenderme y disfrutar, como le pasa a cualquiera que no se dedica a la actuación.” Del Pasillo, El Tinglado, La Nave: se la ve en su propio hábitat, siempre entre risas; de todo grupo, el centro. Mirada a cámara y semi-sonrisa. Actors Studio, Anfitrión. ¿Dónde estás, Violeta? “Ya en la sala”, avisan. Empezó la función.

violetaurtizberea nicolasmateo malenasanchez leticiamazur juliankrakov anacelentano espectadoresdelsiglo21 juliángorodischer nahuelalfonso
Escrito por: Julián Gorodischer.

ver más.

Fotos por: Nahuel Alfonso.
Fotógrafo

ver más.

COMENTARIOS
NOTAS RELACIONADAS

La Perfo

Once actores participaron de una experiencia creativa que derivó- luego de tres jornadas de entrenamiento- en la foto de apertura de esta producción. Inspirados por El Ángel exterminador -de Luis Buñuel- coordinados por Ana Frenkel, con registro fotográfico permanente, construyeron un clima marcado por el surrealismo.

Escrito por: Creación Colectiva.
Leer Nota

Actuación autogestiva en redes

El “proyecto propio” en soporte digital.

Escrito por: Emanuel Respighi.
@erespi
Leer Nota

Ser creativo es relacionar lo imposible

Mauricio Kartun en diálogo con Diego Peretti

Escrito por: Mercedes Sacchetti.
Leer Nota
La revista de SAGAI.
Sociedad Argentina de Gestión de Actores Intérpretes .

+54 (011) 5219-0632 | info@sagai.org | www.sagai.org | Marcelo T. de Alvear 1490. CABA., Rep. Argentina.

© SAGAI (Sociedad Argentina de Gestión de Actores Intérpretes, Asociación Civil), 2011 Registro de propiedad intelectual N.º 5016803